Mientras miran donde estamos

Se entretienen tus cortinas bailando
mientras miran donde estamos,
donde el cojín también esta.
Bailan a luz y a sombra con el cristal abierto,
con la corriente que te peinaba
y me daba escalofríos, con mi miedo y tu vergüenza…
¿O era tuyo el miedo y mía la vergüenza?
Madrid grita entre cláxones y la televisión del vecino,
Madrid nos llama a través del baile de cortinas;
nosotros no vamos. Quietos, tumbados, en otro espacio
y sin embargo tan presentes. Silencio, el silencio que
habla y no escucha, el que invita al grito. La respuesta
que no se da. El baile que no cesa y su entretenimiento
que nos mira, […]

Al miedo que no se muere

Llegas por la noche cuando todos callan,
cuando mi mirada se distrae en otro campos
y mi cuerpo no puede defenderse.
Te apoyas en mi vientre y vomitas todo cuanto eres
sobre mí. Tu poder me apaga, me aprieta y, a fuego,
llora estigmas en mi cuerpo.
Quiero releer el cuento que no acaba, las sombras de
mi cuarto ríen, se afilan las hojas en cuchillos.
La carcajada del averno impide el movimiento de mis pies,
desearía poder bailar esta noche. Hace un segundo
podía hacerlo. Pero has llegado, de negro, en la oscuridad
de mi sueño, siempre cuando duermo.
Dejé la guardia baja y tú,  […]

Aun te espero

Aun te espero,
con la puerta abierta
por si vuelves.
Por si cambias de idea
y regresas sobre tus pasos.
Aun te necesito,
aunque no te lo demuestre
tanto como debería.
El tiempo va más lento
desde que no estas tú.
Nada me enamora,
desde que te fuiste.
Ya no sueño,
las noches me las paso
todas, siempre, despierto
y aunque no lo sepas:
Aun te espero,
con la puerta abierta
por si vuelves.

Siento un calor sobre mí

Siento un calor sobre mí,
ese calor que arropa
y aprieta, el que no te deja solo,
Aunque, a veces, asfixia.
Un calor que quieres extender,
que sea más largo que tu propio cuerpo.
El calor que no molesta,
calor que, a veces, llora.
Al que siempre echas de menos,
aunque este a tu lado.
Siento un calor fuerte, como el rojo.
Un calor pasajero,
un silencio, calor de mil momentos.
Calor interno, no fiebre,
calor bueno. El calor que dormita,
cuando puede, contigo.
Siento un calor que no deja que te enfríes
que, […]

Amiga

Amiga, quiero verte.
Quiero saber que ocurrió,
quiero acompañarte.
Tengo miedo de volver,
miedo de que no estés;
que te hayas ido.
Temo al viento que te borra,
al que castiga y hace olvido.
El espacio esta vacío, en el aula
no estas tú.
Desayunemos como hacíamos,
tú invitas, antes de un examen.
Ríete y tira el edificio,
haznos seguir en pie.
No quiero recordarte,
que los recuerdos se pierden.
Dame un texto o una carcajada,
vuelve al camino; aquí yo sigo.
Quédate, aunque todo se haya roto, […]

Siendo tú

Y luego te recuerdo,
en la oscuridad que me abraza,
siendo tú.
Como si nada importase,
con el reloj parado
y mi hambre como falda.
Bajo el testigo de tus ojos,
aun soy quien te necesita
aunque tarde en admitirlo,
soy tú.
Y vuelvo a serlo,
con mi paso en tu huella;
sobre tu acorde
te encuentro:
sentada de blanco
y eres luz, el resto todo negro.

Sucumbe enterrado. Ahora, Enero

Octubre, Diciembre y pasado.
Terremotos de memorias entran,
se muestran otoñales y en verano caen.
Sigo siendo él, incombustible
teniendo por estandarte un cuadro;
carbón y tierra, verde-negro,
me espero. No llega.
Bajo, cien metros, una estación;
la ciudad es diferente, el negro no quiere.
Sucumbe enterrado. Ahora, Enero:
la ciudad verano y en el jardín primavera,
Abril. La levanté, las estaciones mutan;
en el fango, otoño, y un poco de invierno.

Lejos de la soledad

Sin darme cuenta: estas tu.
Tan sola como antes,
Con la sonrisa de oscuro
Y mi admiración de monaguillo.
El mundo oprime, descansa sobre cuerpos:
Rehuye.
Quiere ser otro; y sin querer te hace.
Fuerte, débil, fuerte.
Incoherencias manipulan sensaciones
Espero, entre tanto, algo distinto.
Tu mirada, brilla, entre grises y blancos raquíticos;
Aun estas. Te veo.
Sola, lejos de mundo que golpea.
Lejos de la soledad,
Con la sonrisa de oscuro,
Ahorcando a tu fantasma.
Lejos de la soledad.