Un globo azul

Porque no era un chico del barrio, porque se quedó parado frente a nosotros con el globo azul en la mano y una sonrisa presumida; y porque una hora antes, en la feria, el vendedor de globos nos había espantado, cuando lo único que nosotros hacíamos era admirar como brillaban al sol y se mantenían erguidos. Por eso, comenzamos a perseguir al muchacho; pero, sobre todo, porque era un juego. Lo mismo podríamos haber jugado a policías y ladrones, a los chicos nos gusta correr por correr y sentir que son los zapatos los que te llevan a todos lados. Los zapatos del muchacho eran magníficos, […]

Gallina enamorada

Nada más verme en Manuel Becerra, se metió en el vagón con un salto de pajarillo. De píe en el tren, aprovechaba los vaivenes para acercárseme y plantarme cortos besitos en el rostro. Le dije que se la veía muy contenta.
—Comemos  juntos —zureó entre dos menudos besos—, ya sabes que no me gusta comer sola  —y después: beso y beso.
En O’donell me enseñó una bolsa y gorjeó en mi oreja:
—Pimientos asados, para que los comas de primero, rey —Sus labios se posaron en los míos como quien alimenta a un polluelo.
Haciéndose cargo de mi cansancio, me cedió un asiento libre y hasta la siguiente estación se estuvo abalanzando para continuar con ese besuqueo que me tenía ya, […]

En fin, las cosas

Como suele hacer los sábados, Rafa me tiene preparado el desayuno sobre la mesa de la cocina. Esa misma tarde me mira con los ojos enrojecidos y con lo que pronto será otro ataque.
—Rafa —le digo—, tienes que controlarte, por favor. Te lo ha dicho el terapeuta.
Estamos en el salón. Sobre la mesa baja hay dos vasos de agua, me pregunto quién de nosotros los habrá dejado allí, a quién de nosotros se le habrá ocurrido que una pelea conyugal es como una ponencia, en la que el vaso de agua es imprescindible. La discusión, los reproches de Rafa han comenzado en el dormitorio mientras nos arreglábamos para salir. […]

Sumatorio

I.  Del inventor de la máquina de Sumar Verdades, su proyecto y fábrica, así como los gastos en materiales y pintura color rosa con que la tiñó.
II.  Que trata de la peregrinación ofreciendo su artefacto, a políticos y Organismos Oficiales, y de cómo fue rechazado y afeada su pasión por la inutilidad.
III. Acerca del encuentro con el forjador de la máquina de Restar Mentiras,  y del entendimiento y amor que surgió entre ellos.
IV. Donde, bajo el lema “El amor todo lo puede”, los inventores emprenden una vida en común y planean vender sus máquinas a multinacionales, empresas alemanas, […]

4

Entro en el piso 444. El inspector me reconoce, hemos colaborado en otras ocasiones; aunque quizás “colaborar” resulta presuntuoso, los fotógrafos periciales simplemente registramos.
El salón tiene unos veinte metros cuadrados y un gran ventanal donde aparecen enmarcadas unas nubes bajas y opresivas.
Enfoco: primero, vistas generales. Me desplazo con cuidado de no comprometer las pruebas señalizadas y de no tropezar con la cinta bicolor con que se ha acordonado el lugar de los hechos.  Es el cuarto escenario de estas características que fotografío en los últimos cuatro meses; la prensa los denomina: “Los pactos suicidas de Internet”.  Siempre gente joven, […]